Conoce lo básico sobre las Pensiones

¿Es realmente necesario un complemento privado?

El debate de las pensiones ha salido a la calle. Desde hace varios años la revalorización de estas viene siendo del 0,25% anual. El resultado es una progresiva reducción del poder adquisitivo de los pensionistas, y una gran alarma social generada por la incertidumbre sobre calidad de vida que tendremos los que ahora estamos cotizando cuando llegue el momento de la jubilación.

El Banco de España asegura que las pensiones están garantizadas, siempre que la situación macroeconómica continúe mejorando, con menos paro y mayor crecimiento económico. No obstante, vaticina que las subidas en los próximos 16 años seguirán siendo del 0,25%. Es decir, durante muchos años más los pensionistas continuarán perdiendo poder adquisitivo.

Por su parte, El Gobierno, como reacción a la presión popular, anuncia su intención de eximir del pago del IRPF a los pensionistas que cobren menos de 17.000 euros anuales, lo que viene a ser unos 1.200 al mes.

Parece claro que, por muchas protestas que se convoquen, en el futuro la reducción de las cuantías de los pensionistas respecto a sus últimos ingresos en activo será mucho mayor. Y la calidad de vida que se pueda obtener contando únicamente con la pensión publica será inferior a la actual.

En esta situación la población se empieza a concienciar de que es necesario buscar algún instrumento de ahorro que sirva para complementar la pensión futura. El primero que suele venir a la cabeza es el Plan de Pensiones Privado, que permite beneficiarse de interesantes ventajas fiscales y rescatar las cantidades ahorradas en situaciones de enfermedad grave o de desempleo o a partir de los 10 años.

Pero hay toda una serie de posibilidades alternativas que, según nuestras circunstancias, pueden ser incluso más interesantes. Los Planes Individuales de Ahorro Sistemático (PIAS), nacidos bajo la reforma fiscal de 2017, son una especie de seguro de ahorro exentos de tributación si a la hora del vencimiento, y transcurridos un mínimo de diez años desde su alta, el capital se percibe en forma de renta vitalicia. Se adapta a todo tipo de ahorradores, siempre con un límite máximo en las aportaciones de 8.000 euros anuales y un total de 240.000. Por otro lado, si el capital se retira antes de cinco años, pierde todas sus ventajas al tributar como un depósito.

Por su parte el SIALP (Seguro Individual de Ahorro a Largo Plazo) es un seguro de vida cuyas aportaciones máximas anuales no pueden superar los 5.000 euros. Su gran ventaja es que, cumpliendo las condiciones, quedan exentos de tributación todos los rendimientos generados hasta el rescate.

Existen otras muchas opciones interesantes como los fondos de inversión o la inversión inmobiliaria. Lo cierto es que en los medios de comunicación se prodigan opiniones a favor y en contra sobre cada producto, muchas veces interesadas.

La selección de una o varias opciones para conseguir la configuración optima no es sencilla e intervienen muchos factores. En Personal Family Office estaremos encantados de analizar tu caso concreto y aportarte toda la información necesaria para que puedas tomar la mejor decisión de cara a tu futuro. ¡Contacta con nosotros!

No Comments

Post A Comment

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar